Comercio internacional : ventaja absoluta y ventaja comparativa

Por Diego

febrero 28, 2012 Macroeconomía Sin comentarios

De los factores explicativos del comercio internacional el que tiene mayor relevancia económica y en el que nos vamos a centrar es el principio de la ventaja comparativa.

La ventaja absoluta

Un país posee una ventaja absoluta sobre otros países en la producción de un bien cuando puede producir más cantidad de dicho bien, con los mismos recursos que sus países vecinos.

Ventaja absoluta

Cada país debería especializarse en la producción del bien en que posee ventaja absoluta e intercambiar los excedentes de dicho bien por lo que no produzca. Así, los dos países lograrían aumentar el consumo de los dos bienes. La especialización y el intercambio incrementan las posibilidades del consumo de los dos países.

El principio de la ventaja comparativa (David Ricardo)

Un país tiene ventaja comparativa en la producción de un bien cuando puede producir un bien con menor coste de oportunidad que otros países. Este coste de oportunidad se mide como cantidad de otros bienes a la que hay que renunciar para producir una unidad adicional del bien en cuestión.

Ventaja comparativa

A pesar de que España posee ventaja absoluta en la producción de los dos bienes, ambos países pueden salir ganando con el comercio y la especialización.

El coste relativo del alimento en términos de manufacturas o coste de oportunidad de España es de ½, mientras que en Francia es igual a 1. Cuando no hay comercio, las manufacturas resultan relativamente más baratas en Francia que en España, lo contrario con los alimentos. Al iniciarse el intercambio, los vendedores de alimentos en Francia comenzarán a importar alimentos de España, a cambio de manufacturas francesas en las que estarán interesados los vendedores de España al resultar relativamente más caras en su país. Para que este flujo comercial tenga lugar es precios que se realice en unas condiciones favorables para ambos, es decir, una relación real de intercambio entre alimentos y manufacturas comprendida entre ½ y 1. Dicha relación deberá ser superior a ½ para que España encuentre favorable el intercambio e inferior a 1 para que también lo sea para Francia.

La relación real de intercambio es la razón a la cual se intercambian los bienes entre dos países.

El valor que finalmente alcance dicha relación dependerá de las presiones de los demandantes sobre uno y otro producto en ambos países.

Cuando cada país se especializa en la producción de aquellos bienes en los que tiene ventaja comparativa, todos se ven beneficiados. Los trabajadores de los dos países obtienen una mayor cantidad de bienes empleando el mismo número de horas de trabajo que cuando no se abren al comercio.

Análisis gráfico del principio de la ventaja comparativa

El papel de las ventajas comparativas en el comercio internacional puede ilustrarse mediante la curva o frontera de posibilidades de producción.

Cada país tiene a especializarse en la producción de aquellos bienes en los que tiene ventajas comparativas.

La relación de intercambio entre dos países debe estar comprendida entre los costes de oportunidad que los bines intercambiados tienen en los dos países.

Las ganancias del comercio internacional

La existencia de una diferencia en los costes relativos de producir dos bienes en dos países distintos es suficiente para que les sea beneficioso especializarse en aquella producción para la cual disponen de una ventaja comparativa respecto al otro y comerciar entre sí. Además, el comercio internacional permite que los trabajadores de los dos países mejoren su nivel de bienestar una vez que se produce una especialización dentro de cada país.

Los países obtienen ganancias netas del comercio internacional: el intercambio de bienes entre países permite que la economía mundial produzca y consuma mayor cantidad de bienes utilizando la misma cantidad de recursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *