La departamentación : concepto y tipos

Por Diego

agosto 10, 2011 RRHH Sin comentarios

departamentaciónEl principal objetivo que subyace en toda organización es la división del trabajo. Se trata de dividirlo, y subdividirlo, si es necesario, para luego repartirlo entre grupos de personas. A este proceso se le denomina departamentación y a las divisiones que resultan se le denomina unidades organizativas o departamentos.

Los organigramas son gráficos en los que se representan los departamentos y las relaciones que existen entre ellos. Los principales tipos de departamentación que se aplican en la práctica son los siguientes:

1. Departamentación por funciones. Parte de la división funcional del trabajo, separando las tareas según los principales tipos de actividades (producción, marketing, finanzas, recursos humanos) que se realizan en la organización. El trabajo de cada unidad organizativa puede subdividirse, a su vez, en otras unidades.
2. Departamentación por territorios. Si una gran organización ha de realizar campañas mercadotécnicas en territorios heterogéneos, conseguirá mayor eficacia dividiendo las tareas por territorios. Por cada departamento territorial se nombran los responsables de tomar las decisiones que mejor se adecuen a las peculiaridades del territorio que tiene encomendado. Por supuesto, si se trata de grandes territorios, es posible subdividirlos en otros más pequeños y encargárselos a unidades organizativas menores.
3. Departamentación por productos. Las empresas que elaboran productos muy diferentes, o distintas clases de productos, en muchas ocasiones se dividen creando un departamento para cada producto o tipo de producto. Dentro de cada unidad organizativa es posible realizar ulteriores subdivisiones en otros departamentos.
4. Departamentación por procesos. En el área de fabricación es frecuente la división del trabajo, que en realidad forma un proceso continuo, en varias fases, de cada una de las cuales se encarga un departamento.
5. Departamentación por clientes y por canales de distribución. En algunas empresas y algunos departamentos, como el de distribución, es frecuente que la departamentación se realice en función de los diversos tipos de clientes que tienen y de los intermediarios que utilizan. Por ejemplo, una empresa fabricante de cosméticos puede tener un departamento dedicado a los establecimientos farmacéuticos, otro para las perfumerías, y otra para grandes almacenes e hipermercados.

En la práctica, la mayor parte de las grandes organizaciones utilizan una departamentación combinada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *